Saturday, April 02, 2005

Diez Años De Rap En Espanol

Por Juan Data (capítulo del libro nunca publicado del décimo aniversario de La Banda Elástica, 2002)

El rap en castellano, a comienzo de los 90’s, era una broma. Hablar de hip hop en aquel entonces era más que irrisorio. Si bien en la mayoría de los países de habla hispana habían empezado a verse tímidamente expresiones de ese movimiento cultural desde la primera mitad de los 80’s, inspiradas por aquellas películas de break dance, no fue hasta los 90’s que el rap se empezó a filtrar de a poco entre los géneros musicales dominantes y unos cuantos años más le costaría el ganarse el merecido respeto.
Cuando La Banda Elástica apareció por primera vez en 1992, el rap en castellano todavía mantenía aquella imagen de género comercial e infantil que había heredado de sus años oscuros. Uno pensaba en rap latino y las primeras imágenes que se venían a la cabeza eran Gerardo con su “Rico suave” o Wilfred & La Ganga con “Mi abuela”. Ahí estaban Jazzy Mel en Argentina y Caló en México, El General desde Panamá sacudía a toda Latinoamérica con su “pum-pum” y los compilados españoles Rap in Madrid y Rap de Aquí intentaban -sin éxito- poner a la península ibérica en el mapa del hop hop. Todavía resonaban ecos del hip house y era dominante el cliché del rappero con gorra de baseball haciendo señales con las manos.
Brasil llevaba la delantera con su rap en portugués. Desde 1988 tenía una escena estable en la ciudad de São Paulo y para 1993 ya contaba con propuestas serias de rap contestatario: Racionais MC’s hacían sonar su primer gran hit “Fim de semana no parque” y el carioca Gabriel O’Pensador sacaba su disco homónimo con el controvertido “(Tô Feliz) Matei o presidente”. Desgraciadamente el rap brasileño nunca atravesó los límites geográficos de su país y en el resto de Latinoamérica no se dieron por enterados.
El primer gran quiebre histórico del rap llegaría ese mismo año con la salida del álbum “Black Sunday” de Cypress Hill, que instantáneamente se transformaría en el disco de rap más influyente para los aspirantes a MC’s latinoamericanos durante toda la década.
Pero por más guitarra distorsionada y mensaje contestatario que le pusiesen, el rap en castellano seguía sin ganarse el respeto del público underground. Aún no encontraban la manera de adaptar el flow a la lengua española. Aún no tenían la experiencia suficiente para producir beats con un estilo e identidad propio. Para la prensa y la televisión el rap latino, entonces, era sinónimo de Proyecto Uno y su tiburón.
La gran revolución no llegó sino hasta 1994, el año del desembarco del auténtico rap en castellano. Ese año nace en España el primer sello discográfico especializado, Yo Gano, con la edición del histórico Madrid Zona Bruta del Club De Los Poetas Violentos, el disco que cambió de una vez y para siempre la manera de rappear de los MC’s hispanos. Simultáneamente y sin aparente conexión, en Santiago de Chile, La Pozze Latina y Panteras Negras sacan a la calle sus discos debut de puro rap creíble, callejero y políticamente conciente en castellano. “Con el color de mi aliento” de La Pozze Latina se convierte entonces en el primer hit de este nuevo rap de estirpe underground en hacerse su lugar en el mainstream y entra en rotación en MTV Latino despertando a muchos desprevenidos rimadores de todo el continente.
Los dos años siguientes fueron de expansión y solidificación para sentar las bases del movimiento. B-boys, graffiteros, DJ’s y MC’s de las diferentes escenas underground de las grandes urbes empezaron a salir de sus cuevas y relacionarse, circulaban los primeros fanzines, las grabaciones piratas se pasaban de mano en mano y se organizaban los primeros eventos. A falta de información correcta acerca de la cultura hip hop, los entusiastas b-boys se empezaron a reunir y organizar. Ahí estaban todos los domingos reunidos en la estación São Bento de São Paulo, en el paseo San Agustín y la estación Mapocho de Santiago, en la galería Bond Street y el barrio de Caballito en Buenos Aires…
En España, en cambio, el rap local ya estaba bien encaminado y así lo confirmaban los discos debut de Frank T y La Puta Opepé, pero ni siquiera los ya consagrados del Club De Los Poetas Violentos, con un segundo disco en la calle, lograban trasponer las fronteras del underground y hacerse escuchar fuera de su país.
En la evolución del rap en español, fue clave el año 1997, marcando un antes y un después para todo el movimiento hip hop y determinando la consagración del género como uno más dentro de la industria de la música. Ese fue el año en que, en Chile, Tiro De Gracia editó su disco Se Hümano y rompió con todos los esquemas vendiendo 75 mil copias de un álbum de rap auténtico, positivo y puro, demostrando así que este tipo de música podía también gozar de éxito comercial, sin necesidad de adoptar el formato cliché del rappero latino que imponían los medios, ni imitando (como hacía la mayoría) a Cypress Hill. Ese fue también el año del lanzamiento de Nación Hip Hop en Argentina, el compilado que se convirtió en piedra angular de la escena, publicado por una multinacional (BMG) y producido por Zeta Bosio. También fue el año de la explosión del rap “con estilo chicano” en Uruguay (Peyote Asesino, Platano Macho, La Teja Pride…). También fue el año en que Racionais MC’s en Brasil sacaron su álbum record: Sobrevivendo no Inferno (¡medio millón de copias vendidas!). 1997 fue también el año del debut de Control Machete. Su “Comprendes Méndez” no tardó –MTV mediante- en convertirse el en primer gran crossover del rap en castellano.
Pero ninguno de esos sucesos se compara en magnitud con la edición, ese mismo año, del disco Hecho es simple, de los barceloneses 7 Notas 7 Colores. En su momento nadie lo advirtió, pero ese disco además de ser el primero en alcanzar nivel masivo en la escena española fue el que marcó el desembarco del rap ibérico en América Latina. Ya nada volvería a ser como antes.
1998 fue el año en que el rap de España tuvo su apogeo. La proliferación de sellos especializados le dio la posibilidad de trascender a grupos antes underground como Jazz Two, Geronación, Violadores del Verso y Sólo Los Solo. La avalancha del rap purista, positivo y competitivo había comenzado, y con Internet, la comunicación entre las escenas se hace más rápida y eficaz. Ese mismo año debuta en Chile el grupo Makiza con su producción independiente Vida Salvaje y abre nuevos horizontes para otra clase de rap, más intelectual y sensible, lejos de la imagen de macho MC dominante. Simultáneamente empiezan a saltar las fronteras de sus países rapperos como Vico C de Puerto Rico, Mangú de República Dominicana, La Corte de Venezuela y el descendiente de colombianos Rocca, desde Francia.
Al año siguiente, en Chile, Tiro De Gracia saca su segundo disco y se separan al poco tiempo mientras Sony firma a Rezonancia y Makiza confirmando el interés de las multinacionales por el rap. Al mismo tiempo La Organización se apodera de la escena argentina y Sudacas En Guerra hace lo propio en Uruguay terminando con el reinado del rap chicano-charrúa.
Para el cambio de milenio el rap en español ya está tan cómodamente instalado que hasta tiene su propia revista, Hip Hop Nation, cubriendo España y toda Latinoamérica. En España le toca el turno a La Mala Rodríguez y rompe el récord de ventas de 7 Notas 7 Colores. En Brasil Thaide & DJ Hum encabeza la renovación del rap en portugués que había quedado rezagado y le siguen Mamelo Sound System y Academia Brasileira de Rimas. En Chile Makiza se separa justo antes de empezar su gira por los países limítrofes y se esfuma así la mayor promesa del rap sudamericano de poder competir con el monopolio español. En Francia aparecen los cubanos Orishas que con su fusión con ritmos tropicales acercan al rap a un público mucho más amplio. Este fue un año también muy relevante en Colombia, donde el rap ya contaba con eventos multitudinarios como Hip Hop al Parque y se imponían grupos como El Imperio y Asilo 38. Pero si de eventos importantes hablamos no podemos dejar de mencionar el festival de Agosto Negro en Cuba, que ese año adquiere carácter de internacional con la participación de nombres de primera línea del rap anglo e hispano.
A pesar de la difusión y el crecimiento del género a nivel global, en Estados Unidos la industria de la música hispanoparlante parecía hacer oídos sordos a este movimiento y no fue hasta los dos últimos años que los discos de verdadero rap en castellano empezaron a editarse en ese mercado: Orishas, Sindicato Argentino Del Hip Hop, La Mala Rodríguez. Mientras en New York los inmigrantes latinos como El Meswy (de España), El Imperio (de Colombia), Los Reyes del Bajo Mundo (del Salvador), Shangai Assasins (de Puerto Rico) y Los Brujos (de Chile) comienzan a organizarse para dar los primeros pasos y armar en Estados Unidos una escena de verdadero rap en castellano.

5 comments:

latejapride* said...

je, el rap chicano... cosa trucha esa desde el sur, pero el tiempo sigue caminando, el mundo girando, etc.

QUe haces bo? en ke andas? cuanto tiempo. Lei por ahi que seguias en yankeelandia. Estas escribiendo, que estas haciendo?, como te ganas el jornal?.
salutte, Leonidas

Tony Montana said...

Bboys, para saber más de nuestro mundillo no dejeis de vistar:
www.sergiolosada.blogspot.com
(RAP SÓLO) Los 4 Elementos representados!

MicroAbierto said...

aunque creo que el rap en castellano ya no necesita empujones...
intentmos hacerlo grande!!
psaors por nustro blog

www.micro-abierto.blogspot.com

saludos

Anonymous said...

Este articulo esta erroneo. El hip hop en castellano comenzo con 1985 con Vico-C y su tape "Underground 1985", un boricua nacido en NYC.

Los boricuas siempre hemos estado back and forth entre NYC y PR por nuestra ciudadania estadounidense. Muchos de los pioneros del hip hop eran descendientes de boricuas, dominicanos, cubanos y afro-americanos.

Ademas de que crecimos con la cable tv estadounidense directamente por ser territorio de USA y veiamos la cultura hip hop de primera mano. Antes que ustedes al sur de America, Espanya o el resto de los paises de habla hispana.

Despues que salio en PR Vico C entonces comenzo Espanya, Chile, Mexico, Colombia, etc con sus respectivas escenas de rap.

Y que conste no hablo de reggaeton-mierdoso de ese, hablo de Hip Hop Real, los 4 elementos. En PR hoy en dia se mantiene el real hip hop underground pq el reggaeton acapara a las masas. Pero los hip hoppers boricuas somo pocos pero orgullosos del hip hop.

Escuchen estos mc's boricuas de los 90s para aca: Intifada, 79, Tek-1, J-Mo, EA Flow, Velcro, Nebula, Baez Rivera, Ciencia Fixion, Absoluto Independiente, Babalu Machete, Ikol Santiago, Gunzsmoke, No Mel Syndicate, etc etc!

Paz!

Juan Data said...

el artículo se enfoca pura y exclusivamente en lo que sucedió con el hip hop en español entre 1992 y 2002 y no hace mención de nada de lo que había antes de esa fecha, que sí fue mucho y Vico C fue uno de ellos, pero en cuanto a calidad... dejaba muchísimo que desear. Intifada son buenísimos!